Publicado: 16 de Febrero de 2017

La Ley 35/2015 de 22 de septiembre de reforma del sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, establece en su art.110  la posibilidad de que un gran lesionado en un accidente, pueda solicitar una indemnización por perjuicio moral -debido a la pérdida de calidad de vida que sufren los familiares de grandes lesionados-, y que compensa la sustancial alteración que el cuidado y la atención que deben prestarle de forma continuada, ocasiona en sus vidas.
Se trata de grandes lesionados, aquellos que han perdido la autonomía personal para realizar la casi totalidad de las actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria. Pero también, excepcionalmente, a aquellos lesionados que alcancen unas secuelas muy graves, que alcancen al menos los 80 puntos -del baremo-.
La cuantía de esta indemnización, se refleja en la tabla 2.B del Baremo de dicha Ley, y está en una horquilla entre 30.000 € y 145.000€. Los parámetros que se tienen en cuenta para fijar su importe, son la dedicación que tales cuidados o atención de familiares requieran, la alteración que se produce en la vida familiar y la edad del lesionado.
Esta legitimado para solicitarla, el gran lesionado, quien deberá destinar la indemnización percibida por este concepto, a compensar los perjuicios sufridos por sus familiares afectados.